Por qué me convertí en fotógrafo

7 datos sobre mí que quizá te ayuden a entender cómo veo la fotografía, las personas y la vida…

  1. Como podrás comprobar en cuanto me conozcas, soy una persona sonriente. Porque me gusta ver el lado bueno de la vida y lo mejor que hay en la gente. Estoy convencida de que ese optimismo, junto a una buena técnica, es la mejor combinación para lograr que mi cámara saque siempre favorecidas a las personas que retrato.
  2. Nací en Colombia aunque, después de casi dos décadas en este lado del Atlántico y tras haber criado un hijo entre Andalucía y Valencia, me siento tan de aquí como de allá. Ayuda mucho el hecho de que no soy nada nostálgica.
  3. En mi etapa de formación estudié Diseño y Mercadeo de Moda. Me dediqué durante casi diez años a esto. En Bogotá tuve una pequeña empresa de diseño y confección de ropa para mujer donde hacíamos fundamentalmente trajes de alta costura y de novia. Por eso, siempre he preferido dedicarme a proyectos creativos donde la estética es primordial.
  4. En aquella época entre modelos, lentejuelas y pasarelas, me aficioné a la fotografía y comencé a estudiar su técnica para poder dominarla. Mantengo una formación constante para conseguir que el papel (o la pantalla) muestren lo que mi imaginación ha adelantado.
  5. Convertí la fotografía en mi dedicación profesional precisamente por eso: porque me permite extraer lo mejor que hay en cada persona y compartir con mis clientes esa pasión por la creación artística.
  6. Tengo muy claro que la creatividad no depende de la inspiración repentina sino de una dedicación constante. Por eso me tomo muy en serio cada aspecto de una sesión de fotos. También le doy mucha importancia al servicio que ofrezco al cliente y a los acabados de los trabajos que entrego.
  7. Sé que soy muy concienzuda porque querría que mi abuelo, la persona más importante que ha habido en mi vida, se sintiera orgulloso de mí. Él era un importante ganadero, que me enseñó a montar a caballo cuando yo tenía cinco años y me inculcó el valor de la lealtad, la honestidad y el trabajo bien hecho.

 

Los clientes hablan de mí. Qué bien!

La fotografía de Rocío no es más que el reflejo de ella misma. Personal y preciosa.

¡Rocío! ¿Qué sería de la celebración del XXV Aniversario del Conservatorio sin tu reportaje fotográfico? Es un lujo poder disfrutar tus fotos de lo que nos estás transmitiendo a través de tu cámara y de una calidad excepcional. Muchas gracias por todo lo que haces y por tu implicación.

¡¡¡Qué fotografías más bonitas!!!… Me encanta esa ausencia de luz que me recuerda autorretratos antiguos donde salían los protagonistas muy puestos y muy serios y le has dado como un toque actual donde las cosas han cambiado en los tiempos y la gente puede desinhibirse y sonreír… ¡¡Una verdadera obra fotográfica!!

Lo que más me enamora de tu fotografía es la capacidad de transmitir la esencia de mi ser en cada una de ellas. Amazing!!!

error: Contenido protegido con copyright!